dimarts, 9 de febrer de 2016

Las redes sociales

Es cierto que las tecnologías han avanzado mucho y con ellas, las vidas de las personas.
¿Quién podía pensar que a través de una pantalla podría hablar con la persona que quisiera, en el lugar que quisiera y en un momento cualquiera?
Las redes sociales tienen muchas ventajas en el mundo en el que vivimos. Gente que vive separada de sus seres queridos y que no los puede ver todas las veces que quisiera o que ni si quiera puede oír sus voces.
Todo esto ha cambiado, todo el mundo puede comunicarse en el momento en que quiera y con las personas que le apetezca.
Todos podemos compartir con todo el mundo todo lo que hacemos diariamente e incluso momento a momento.
Pero ¿hasta qué punto son positivas las redes sociales? ¿es bueno que todos puedan saber lo que hacemos y lo que dejamos de hacer? ¿qué pasa con nuestra privacidad?
Las personas más próximas a nosotros tienen todo el derecho a saber qué pasa en nuestra vida, pero y los amigos de nuestros amigos, por ejemplo, ¿tienen derecho? Solo porque los tengamos en alguna red social, ¿ya pueden saber todo lo que nos pasa?
Creo que esta sociedad en la que vivimos está degenerando. Estamos cayendo en un bucle en el que nosotros queremos saber de la vida de los demás y viceversa y esto parece un círculo vicioso.
En muchas ocasiones, estas, en lugar de ayudarnos nos dificultan las cosas.
En las redes sociales se guarda todo, pero absolutamente todo lo que has compartido o alguien ha compartido sobre ti. Sí, incluso una foto que desearías que nunca hubiera salido de tu móvil, también está ahí, expuesta.
Y hasta las conversaciones más privadas que hayas podido tener con alguna persona sobre algún tema realmente serio que, por pereza, o quizá por respeto, no has querido hablarlo cara a cara con esa persona. Esa conversación también está ahí archivada y nunca podrá ser eliminada por completo.
No quiero decir que las redes sociales deberían estar prohibidas y eliminadas de la tecnología, ¡para nada! Solo digo que a lo mejor las personas deberíamos ser más conscientes de lo que realmente queremos compartir y aquello que queremos guardar para nosotros.
Las redes sociales nos hacen la vida mucho más fácil de lo que nos podemos imaginar, pero a la vez, estas se pueden convertir en nuestras peores enemigas y desgraciarnos las vidas para siempre.

                                                                                                           Andrea Menal Dobarro.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada