dimarts, 9 de febrer de 2016

La pérdida de la infancia de las nuevas generaciones


Cada generación nueva es un conjunto de personas que comparten una serie de características diferentes a las del resto. Pero actualmente, las nuevas generaciones comparten un elemento común entre ellas: la pérdida de la infancia. Sí, cada vez el paso de niño a adolescente se produce con mayor velocidad.


Antes, cuando eras pequeño, tu mayor preocupación era que tus padres no te riñeran ni descubrieran alguna cosa que habías roto, o intentar portarte bien los días previos a la Navidad para que los Reyes Magos te trajeran los regalos que pedías. Tus días se centraban en pasarlo bien con los amigos de clase, jugando a juegos que requerían el uso de la imaginación. Imaginación, un término que no se incluye en el vocabulario de las nuevas generaciones. Ya no les hace falta utilizarla, porque todos aquellos juegos típicos, se pueden encontrar dentro de las pantallas de las nuevas tecnologías. Tecnología, una palabra que sí se encuentra dentro de su vocabulario. Antes se solían dejar cartas en la taquilla de quien te gustaba o se pasaban en clase a tus amigos; ahora WhatsApp. Otro término, que junto a otras redes sociales, como Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter, se encuentran demasiado presentes en la vida de las nuevas generaciones. ¿Qué necesidad tiene un niño de 9 años de utilizar este tipo de aplicaciones? Cada vez niños más pequeños se incorporan a estas redes sociales, sin ser conscientes de lo que realmente están haciendo. Dejar de tener vida privada. Vida privada, un término inexistente en sus vocabularios.

Es así como están creciendo los niños de hoy en día, sin imaginación ni vida privada y rodeados de tecnologías y redes sociales, por tanto, la pérdida de la mejor etapa del ser humano, donde la felicidad es más fácil de conseguir, donde la tristeza dura instantes y las sonrisas son constantes:  la pérdida de la infancia.


                                                                                                                 
                                                                                                                 Nuria Latorre Lecina 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada